Bogotá, Buenos Aires, Ciudad de México, Lima, Medellín, Quito, Río de Janeiro, Santiago de Chile, representada por la Corporación Regional de Santiago, y Sao Paulo conforman la Red de Destinos Urbanos Latinoamericanos (RDUL), creada para promover la reactivación turística de manera conjunta y fomentar el turismo para la llegada de visitantes internacionales.

Antes de la pandemia generada por el Covid-19, la Organización Mundial de Turismo (OMT) estimaba que uno de cada diez empleos en el mundo estaba vinculado al turismo, aportando el 10,4% del PIB mundial. Uno de los grandes retos de esta red es acelerar la recuperación del turismo para recobrar estos niveles.

Hoy las fronteras de los siete países se encuentran abiertas y las nueve ciudades declaran que “estamos preparados para recibir a los turistas extranjeros, cumpliendo con todos los protocolos de bioseguridad”.

 

La promoción conjunta de las ciudades tiene como objetivo aportar a la reactivación económica de estos países a través del turismo, resaltando los atributos que las unen como destinos latinos, más allá de las fronteras.

La creación de la RDUL responde a la necesidad de trabajar unidos por el crecimiento turístico, atendiendo al llamado del Secretario General de la OMT, Zurab Pololikashvili quien afirmó que es necesaria “una coordinación de las decisiones políticas más allá de los límites territoriales para hacer frente a un desafío que no entiende de fronteras”.

“Respetar el distanciamiento, usar tapabocas y lavarse las manos constantemente, está comprobado que disminuye significativamente las posibilidades de contagio.  Por eso queremos mostrar la riqueza turística de Latinoamérica para recibir cada vez más viajeros. Así ayudamos a proteger los emprendimientos, los numerosos empleos y altos beneficios que trae el turismo para la economía y el desarrollo de los países”, explicaron los representantes de la Red de Destinos Urbanos Latinoamericanos.

Cuidados sanitarios en Chile

La institución encargada de representar a nuestro país en la Red de Destinos Urbanos Latinoamericanos es la Corporación Regional de Santiago, cuya gerente general, María Jesús Vera, destaca que desde el 23 de noviembre se encuentra en marcha la reapertura de fronteras para extranjeros no residentes en Chile, cuya primera fase sólo considera la apertura del Aeropuerto Arturo Merino Benítez.

“Para velar por la seguridad sanitaria, los extranjeros no residentes que ingresen a Chile deben cumplir obligatoriamente una cuarentena de 14 días, aunque tengan un PCR negativo, si es que provienen de un país con transmisión comunitaria, según la OMS”, recalca María Jesús Vera.

La ejecutiva recuerda que a los pasajeros también se les exigirán tres documentos: el formulario “Declaración Jurada de Viajeros” con información de contacto, antecedentes de salud y de su viaje; un resultado negativo de una prueba PCR, realizado por un laboratorio reconocido por la autoridad sanitaria, y un seguro de salud que cubra las prestaciones asociadas a COVID-19 durante su estadía completa en el país.

“Además, el Ministerio de Salud reclutó un grupo de 40 jóvenes, profesionales de la salud y de las ciencias sociales, para conformar cuadrillas sanitarias bilingües (inglés y español), cuyo trabajo es informar a los viajeros que lleguen hasta el Aeropuerto de Santiago sobre las medidas sanitarias vigentes en el país”, señala la gerente general de la Corporación Regional de Santiago.