Con la llegada de la pandemia de Covid-19, la bicicleta se convirtió en una de las alternativas más segura para miles de habitantes de la Región Metropolitana que, ante el riesgo de contagios y rebrotes a partir del uso del transporte público, optaron por el transporte “en dos ruedas”.

Así lo confirma un estudio de Movilidad y Transporte realizado en la Región Metropolitana por Studio Público, el cual da cuenta de que, como una forma de trasladarse con mayores medidas de precaución sanitaria, las personas dejaron de utilizar el sistema de transporte público (microbuses, Metro y Metrotrén) y se cambiaron a la bicicleta como medio de transporte.

Según el estudio encargado por la Intendencia Metropolitana mediante la Corporación Regional de Santiago, el porcentaje de personas que migró hacia la bicicleta subió de un 8,5% a un 12,6%, y un 18% considera que los ciclos son el medio de transporte más seguro, sólo superado por el automóvil (59%).

“Esto demuestra que el ciclismo urbano dejó de ser una alternativa sólo para los fanáticos de este deporte, ya que, en medio de la pandemia y después del uso del automóvil, la bicicleta se transformó en una solución para todos los habitantes de la Región Metropolitana”, comenta María Jesús Vera, gerente general de la Corporación Regional de Santiago, entidad que, desde su creación, en 2016, se ha preocupado de incluir en sus proyectos el uso y fomento de la bicicleta.

La investigación estableció, además, que el 48% de los habitantes de la Región Metropolitana tiene acceso a una bicicleta y que sólo un 8% ha arrendado una bici de alquiler.

 

Transporte integrado de ciclos

 

En cuanto al uso que se le da a la bicicleta, el estudio revela que el 34% de las personas la utiliza de forma recreacional (paseo) y un 11% la ocupa como un medio de transporte habitual. Otras actividades en las que se usa la bicicleta son deportes (15%), transporte ocasional (14%) y trabajo (7%).

Además, un 59% de las personas se muestra a favor de reconvertir calles en ciclovías y un 77% está de acuerdo con cerrar algunas vías para convertirlas en Ciclorecreovías, tal como ocurre los fines de semana en algunas comunas de la Región Metropolitana.

A pesar de las cifras que dan como resultado la masificación del uso de la bicicleta a causa de la pandemia, la gran mayoría de las personas (83%) considera que la Región Metropolitana aún no está preparada para potenciar el tránsito de los ciclos como medio de transporte.

Al respecto, el Intendente de la Región Metropolitana, Felipe Guevara, recuerda que “por ello nos hemos puesto en acción y abierto el Mapocho Ciclo Parque para que los ciclistas se puedan desplazar de forma expedita y segura. Además, estamos impulsando la construcción de ciclovías en distintos puntos de la Región”.

En cuanto a la integración de las bicicletas con el transporte público, la gran mayoría de las personas considera que tanto el Metro-Metrotren (79%) y microbuses-buses (71%) debiesen implementar un sistema para transportar ciclos (bicicletas, scooters y patines) en su interior.

El estudio se desarrolló en el marco de la campaña internacional de Vital Strategies “Alianza para Ciudades Saludables”, que busca combatir la pandemia de Covid-19 a través del apoyo a una movilidad activa y segura.

La Alianza de Ciudades Saludables es una prestigiosa red global de ciudades comprometidas con salvar vidas mediante la prevención de enfermedades no transmisibles (ENT) y lesiones. Reafirmando su compromiso con su red de 70 ciudades durante esta crisis en evolución, la Alianza amplió su alcance de trabajo para brindar asistencia inmediata a la respuesta urbana al COVID-19, con el apoyo de Bloomberg Philanthropies y en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Vital Strategies, una organización de salud global.